¿Cómo cuidar la piel masculina? consejos y alternativas caseras

Hombre que cuida su piel para evitar arrugas y eliminar impurezas

Los paradigmas del cuidado y salud corporal externa han cambiado, ya no son únicamente las mujeres las que le dan relevancia a su apariencia, sobre todo, aspecto de su piel; en la actualidad, el mercado de los productos destinados a tal fin, le han abierto espacio a un desplegado abanico de opciones para los hombres, la mayoría bastante costosos. Por fortuna, existen alternativas caseras, naturales y muy efectivas que prometen igual o mejores resultados.

¿Cómo debe ser el cuidado de la piel masculina?

La rutina básica para mantener el buen estado de la piel masculina incluye lavarse la cara y afeitarse; sin embargo, esto es quedarse corto. Para empezar, rasurarse correctamente demanda una serie de medidas si se quiere preservar la salud del rostro:

  1. Utilizar espuma, crema o gel para afeitar, luego de haberse duchado o lavar la cara con agua tibia pues los poros estarán abiertos, evitándose reacciones alérgicas e irritaciones.
  2. Hidratar la piel tras el afeitado con lociones que además, ofrezcan acción calmante y reparadora.

Respecto al cuidado del resto del cuerpo, la mantener la hidratación será crucial – repitiendo los mismos pasos, en el supuesto que se sea de los hombres que se depilan por completo – ya que conformen pasan los años y la acción de los factores externos, la piel pierde suavidad y elasticidad.

En este sentido, las cremas corporales serán tan importantes como las faciales, apostando por aquellas dermatológicamente aprobadas y que se adapten al tipo de piel; el protector solar no puede faltar, especialmente, en el deportista que disfruta la práctica deportiva al aire libre, recomendándose aquellos con SPF entre 20 y 50, aunque la cifra exacta dependerá tanto de las horas de exposición, como de la sensibilidad y fototipo de la piel.

Asimismo, deberán evitarse hábitos nocivos como el sedentarismo, dietas desequilibradas, fumar y abusar del consumo de alcohol, después de todo, la nicotina contrae los vasos sanguíneos comprometiendo la cantidad de oxígeno que se recibe, mientras que beber demasiado genera deshidratación. El óptimo descanso será tan esencial como evitar prolongar duchas calientes que resequen la piel.

Remedios caseros para cuidar la piel masculina:

Quien dijo que las mascarillas, cataplasmas, lociones, cremas y tónicos era cosa de mujeres, sencillamente se equivocó; al igual que el sector cosmético, existen numerosas recetas naturales con las que cuidar la piel de los hombres.

Debido a que rasurarse es algo elemental en el hombre, se sugieren a continuación dos tónicos naturales de gran eficacia en el cuidado de la piel debido a sus propiedades antibacterianas, antisépticas, antivirales y antifúngicas.

1. Tónico de tomillo y aceite esencial de árbol de té

Se prepara con:

  • 250 ml de agua destilada
  • 1 cucharada de hojas de tomillo
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol de té

La preparación consiste en llevar a ebullición el agua destilada, retirar del fuego e incorporar las hojas de tomillo para que se maceren durante media hora. Transcurrido el tiempo, colar y verter en una botella o rociador – de preferencia en vidrio – y adicionar las gotas de aceite, agitando vigorosamente. El resultado, se utilizará después de rasurarse y se conserva por al menos una semana, sin refrigeración.

2. Tónico de flores de sauco, aceite de lavanda y glicerina vegetal

Los ingredientes necesarios son:

  • 1 taza de agua
  • 1 cucharada de flores de sauco
  • 1 cucharada de glicerina vegetal
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

El procedimiento comienza llevando al fuego el agua dentro de un cazo, una vez rompa el hervor, retirar de la fuente de calor y agregar las flores de saúco a fin de que desprendan sus propiedades; estando frío colar y verter la infusión en una botella donde se le sumaran las gotas de aceite y la glicerina. Al momento de utilizar, es importante agitar muy bien y refrigerar para mantener sus propiedades.

 Medidas adicionales:

  • Bañarse con jabón de nim o de sándalo.
  • Cubrir el cutis con pulpa de cerezas frescas antes de dormir, dejándole actuar 15 minutos y aclarar utilizando agua fresca.
  • Tomar en ayuna jugo de zanahoria y remolachas cocidas, ya que aporta hierro natural y devuelve la uniformidad de color a la piel.
  • Hacer de la cúrcuma parte de las comidas.
  • Masajear la piel a diario, con aceite de sésamo o de coco.